Melancolía - Frases

Se agregan aquí fragmentos de textos, libros, canciones, etc.  A veces frases aisladas, a veces sin referencia o sin autor. Sin embargo sus apariciones  muchas veces hablan de la conceptualización de la melancolía en los distintos ámbitos de la cultura o la ciencia.


Cada suicidio es un sublime poema de melancolía. La Piel de Zapa.

Honorato de Balzac


El mito global solo nos empuja a la era de la melancolia. El modelo de la codicia se balancea entre la ira y la codicia; mientras la aldea global es solo una esperanza ingenua.

Al margen de la globalizacion - Problemas globales - Soluciones pendientes. Ricardo Antonio Lomoro


Los espíritus melancólicos reposan al reunirse con otros espíritus afines. Se unen afectuosamente, como un extranjero al ver a un compatriota suyo en tierras lejanas. Los corazones que se unen por la tristeza no serán separados por la gloria de la felicidad.Alas Rotas

Las personas melancólicas gozan lamentándose.Los secretos del corazón. 

 Khalil Gibran


El melancólico tiene la cara de Dios cuando nos mira.

V. Pisabarro


Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.

José de Vasconcelos


Se dice que el bolero es una música (y un verso) derrotista, pesimista y que induce melancolía. Esto es cierto en parte. Pero, hay muchas clases de boleros: de exaltación, de búsqueda, de reproche, de melancolía (guayabo amoroso, tusa, despecho, traga, etc.). 

Ignacio Vélez-Pareja


En cambio blues, como blue, significa un estado de depresión y melancolía, pero también resulta de la forma corta (apócope) de blue devils, expresión informal para designar los sentimientos suscitados en dicho estado anímico. Y no sólo eso, blues es el nombre de un estilo de jazz desarrollado por los esclavos negros del sur de Estados Unidos.

José Antonio de la Vega Torres


En la sombra, lejos de la luz del día,
La melancolía suspira sobre la cama triste,
El dolor a su lado, y la migraña en su cabeza.

Pope


La melancolía es una manera, por tanto, de tener; es la manera de tener no teniendo, de poseer las cosas por el palpitar del tiempo, por su envoltura temporal. Algo así como una posesión de su esencia, puesto que tenemos de ellas lo que nos falta, o sea lo que ellas son estrictamente

María Zambrano


"Estoy muy triste y me siento más desgraciado de lo que puedo decir, y no sé hasta dónde he llegado... no sé qué hacer ni qué pensar, pero deseo vehementemente dejar este lugar... siento tanta melancolía..."

Van Gogh. carta del 30 de abril de 1890


"MELANCOLÍA: Extraña dolencia del alma que agujerea al cuerpo; de sabor  agridulce. Un poeta le otorgó un pico voraz y dolorosamente tierno. Otro poeta la llamó rosa del aliento y damisela soledad. Para el sujeto desprevenido, la melancolía puede ser -en definitiva suena así y origina confusiones varias- un dulce tentador. Ingerir en grandes proporciones puede ocasionar trastornos serios en los recuerdos y desequilibrar la dieta de vida de cada jornada. Es improbable que un animal sentipensante  pueda existir sin haber paladeado alguna vez un poco de melancolía"

Rosa Elvira Peláez


Sola, sola estoy con mi melancolía, viendo pasar tristemente los días, esperando que algún día llegue mi otra mitad. !!Ah que triste mi vida!!. Mi único consuelo es el rock y me mata lentamente ver como el rok mexicano se desvanece en la nada...
Ah! qué sola estoy con mi melancolía!.

Mary Rocha


La melancolía es un estado de ánimo situado entre el ombligo y la lágrima.

Juan Echanove


"Nada é mais fácil do que escrever sobre o trágico: nenhuma coisa no mundo sendo tal que aí não se possa achar facilmente matéria para qualquer encadeamento de considerações melancólicas"

Lógica do Pior - Clément Rosset


Sólo nos queda la esperanza de que un Bartelby descorazonado mire nuestras fichas como objetos perdidos, y, al candor de la melancolía de un alma irresuelta, encontremos el calor que nos reconozca como seres.

A propósito de la Ley - Francisco F. García


Yo creo que la melancolía es el estado de locura del arte. De revelación e inspiración. Es Hamlet con la calavera en la mano.

Arturo Duclos


No hay melancolía sin memoria ni memoria sin melancolía.

Marcel Proust


En la desesperanza y en la melancolía
de tu recuerdo, Soria, mi corazón se abreva.

Antonio Machado


-Los Andes y el mar nos melancolizan -- cantó un gran poeta americano. Yo agregaría que tanto como el picacho es melancolizadora la selva. Melancolía intensivamente depresiva. Presumo que la selva de las islas del Pacífico o la yungla hindú, no son ni siquiera tristes. La tierra americana produce un género de melancolía probablemente desconocido en otras zonas cálidas o montañosas. Esa melancolía ha de ser definida por los bioquímicos y expresada por los artistas, no al modo incidental de los poemas sino como sillar de nuestra idiosincracia. Ya se aboceta el cuadro por algunos novelistas del sur. Uno de los singulares encantos, prodigiosamente impreciso, de libros como Don Segundo Sombra, consiste en que este gran tipo de hombre de América encarna la melancolía fantástica de la llanura. Melancolía vale aquí por misterio...

A propósito de "La Gringa" de Carlos Wyld Ospina


Los jóvenes, con tremenda audacia, se sumergen en el mar de su intimidad oscura sin ahogarse nunca, pero no es para yacer ahi ni aletargarse en la melancolía... El joven vive sus amores como fragmentos de una melodía apenas iniciada que, al interrumpirse bruscamente por el fracaso, desencadena una gran melancolía... La melancolía se genera de esta ansiedad íntima que experimenta con mayor fuerza el joven, porque está rico de deseos... La melancolía juvenil tropieza con la misma problemática del ansioso, que sabiendo lo que busca no acierta a percibirlo

El amor juvenil


Si ves que mi canción acaso no resulta, 
avísame y recojo la melancolía.... melancolía.

"Aquello que me diste" - Alejandro Sanz


La melancolía, como la tristeza, es un sentimiento que mancha. La alegría me parece el don donde nos encontramos.

La entrevista que los internautas hicieron a ANTONIO GALA


me piden lo profético que hay en mí, con melancolía
y un golpe de objetos que llaman sin ser respondidos
hay, y un movimiento sin tregua, y un nombre confuso.

Pablo Neruda


Era una pasión por la mirada, y en su mirada estaban los ojos antes del tiempo; dice su padre que el tiempo es melancolía, y cuando se para lo llamamos eternidad

Juan Cruz


Una tarde me encontré con la melancolía y descubrí qué para hablar con ella , hacía falta algo de poesía ....

Comunidades Poesía


Era exactamente el espejo del melancólico recuerdo por el que yo penetraba -cuando podía penetrar.

Hugo von Hofmannsthal - Los colores. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 1998, vol. XVIII,


Cuando estaba solo... solo en mi cabaña,
que construí a la vera de la audaz montaña,
cuya cumbre, ha siglos engendró el anhelo
de romper las nubes... y tocar el cielo;
cuando sollozaba con el desconsuelo
de que mi Pastora - más que nunca huraña-
de mi Amor al grito nada respondía;
cuando muy enfermo de melancolía,
una voz interna siempre me decía
que me moriría
si su almita blanca para mí no fuera,
¡le rezaba al Cristo de mi cabecera,
porque me quisiera...!
¡porque me quisiera...!

El Cristo de mi cabecera - Ruben C. Navarro


La carne recuerda cuerpos, y goza de un placer mixto de fuerte melancolía y extraña sensualidad.

Laberintos bizantinos - José María Martín Ahumada


El envejecer de mi cuerpo y de mi rostro
es la herida de un espantoso cuchillo.
No tengo la menor resignación.
A ti acudo, Arte de la Poesía,
que algo sabes de remedios; […]

["Melancolía de Jasón, hijo de Cleandro, poeta de
Comagena (595 d. C.)", traducción de P. Bádenas].


Hombre de tez oscura que con la mano izquierda sostiene un libro abierto, viéndosele enfrascado en su estudio. Lleva la boca ceñida por una venda, y sostiene en la diestra una bolsa cerrada. Sobre su cabeza se verá el Pájaro Solitario. La venda que le cubre la boca simboliza el silencio que suele dominar a los melancólicos, siendo éstos fríos y secos por naturaleza. Pues al igual que la calidez produce locuacidad, al contrario el silencio viene provocado por la frigidez. El libro abierto y la atención centrada en el estudio muestran como los melancólicos son muy dados a estudiar, haciendo muchos progresos en dicha actividad, mientras rehuyen el trato con sus semejantes. De ahí que diga Horacio en la última Epístola de su lib. II: Scriptorum chorus omnis amat nemus Et fugit Urbes.

Cesare Ripa


Lacan quiso enfatizar que la transición hacia convertirse en analista era una prueba subjetiva vinculada a la transferencia, en la que ambos, candidato y analista, experimentaban un estado de pérdida, castración y tal vez incluso de melancolía.

Elisabeth Roudinesco - A PSICANÁLISE NO FIM DO SÉCULO XX


Definición de melancólico:" el que ve el mundo como es"


Distinguiremos esta sensación de vacío existencial de la melancolía: el melancólico no se hastía sino que se debate en su propia depresión, que aprisiona su existencia en su totalidad; se siente incapaz de reaccionar ante el abismo y está saturado de pesadumbre y abandono. El melancólico está situado en un presente inmediato donde actualiza distorsionadamente su pasado: las situaciones vividas se ensombrecen y deforman, rige la culpa, la mortificación, la tristeza.

Lc.Ps.Liliana A. Villagra


Algunos supondrán que, por mi manera de ser, propensa a la melancolía y el pesimismo, estos 90 años con los que cargo encima acabarán por desalentarme; sin embargo, es todo lo contrario.

Ernesto Sábato


"Expulse la melancolía de su alma creando luz íntima. Encienda la lámpara del Evangelio en su mente." 


Momento Espírita


"donde mi fantasía,
como una lanzadera,
trama y urde un paisaje de azul melancolía."

Fragmento de Del Atardecer y del Viento, Alberto Mosquera


"Algunos de los que pronostican el tiempo describen la cantidad de días nublados que una región puede esperar durante el invierno como «el índice de melancolía»..."

"Trata de imaginar la frustración de lidiar con oportunistas codiciosos que habían convertido a una niña endemoniada en un espectáculo (vv.16,17). Piensa en el dolor de enfrentar a una multitud airada y a jueces furiosos (v.22), de recibir latigazos y de ser encarcelados (v.23), y de tener los pies engrillados (v.24). ¿Qué te parece todo eso para lograr una atmósfera melancólica?"

Comentario de Clase Bíblica Radial a Hechos 16:16-25.


"La melancolía es una tristeza, un deseo sin nada de dolor, parecido a la tristeza en la misma medida en que la neblina se parece a la lluvia"

H.G. Longfellow


"Si es que hay un infierno en la tierra, debe estar en el corazón del hombre melancólico"

Robert Burton


"La melancolía no es mas que una recordación inconsciente"

Gustave Flaubert


Todos pueden estar tristes; la melancolía sigue siendo el gaje de los espíritus superiores. 

Fagus


Además, aunque soy, como ya lo he proclamado a los cuatro vientos, un escritor feliz, juro que ni ahora ni nunca he sido un autor alegre; me ha sido concedida, misericordiosamente, la habitual cuota profesional de pensamientos tristes.

B.Glass en "Una introducción"


La tristeza se extiende como una mancha de aceite, lenta e imborrable. No encuentro un estropajo para fregarme el alma.

Fernando Sanmartín


Melancolía: siendo un especie de energía, el exceso de ella produce una enfermedad, pero un encausamiento apropiado nos lleva hacia una concepción, hacia la situación de inspiración del artista.

Lenin Dávalos


La propia Rosa fue sometida por parte de la santa Inquisición, a un examen de conciencia para sondear su alma melancólica

Santa Rosa de Lima y sus escritos literarios... fray José Antonio Carrión Hurtado OP


Santa Teresa"A donde hay algo de melancolía, es menester mucho más aviso; porque cosas han venido a mí de estos antojos, que me han espantado es posible que tan verdaderamente les parezca ven lo que no ven”.

Teresa de Ahumada (Sta Teresa de Jesús) "Fundaciones" (cap. 8).

"Tristeza y melancolía no las quiero en casa mía"

Santa Teresa de Jesús


En un mundo sin melancolía los ruiseñores se pondrían a eructar.

E. M. Cioran Silogismos de la amargura


Comenzó, pues, Auristela a dejar de empeorar, que fue señal de su mejoría; comenzó el sol de su belleza a dar señales y vislumbres de que volvía a amanecer en el cielo de su rostro; volvieron a despuntar las rosas en sus mejillas y la alegría en sus ojos; ajuntáronse las sombras de su melancolía

Miguel de Cervantes Saavedra: "Libro cuarto de la historia de Los trabajos de Persiles y Sigismunda, historia setentrional".


-Estaba diciendo, querido mío, que tú naciste claramente bajo la torva influencia de Saturno -dijo la profesora Trelawney con una leve nota de resentimiento en la voz ante el hecho de que Harry no hubiera estado pendiente de sus palabras.
-Perdón, ¿nací bajo qué? -preguntó Harry.
-Saturno, querido mío, ¡el planeta Saturno! -repitió la profesora Trelawney, decididamente irritada porque Harry no parecía impresionado por esta noticia-. Estaba diciendo que Saturno se hallaba seguramente en posición dominante en el momento de tu nacimiento: tu pelo oscuro, tu estatura exigua, las trágicas pérdidas que sufriste tan temprano en la vida.., Creo que no me equivoco al pensar, querido mío, que naciste justo a mitad del invierno, ¿no es así?

Rowling, J. K. "Harry Potter y el cáliz de fuego"


"Leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a risa y el risueño la acreciente"

Miguel de Cervantes Saavedra. Prólogo del Quijote


MELANCOLÍA: Manera romántica de estar triste.

Mario Quintana


" Como la naturaleza, la inteligencia tiene sus espectáculos. Nunca las auroras, nunca los claros de luna que me han hecho delirar tan a menudo hasta las lágrimas, han sobrepasado para mí en apasionada ternura ese amplio incendio melancólico que durante los paseos del final del día, matiza tantas aguas en nuestra alma, que el sol cuando se pone, hace brillar en el mar. Entonces precipitamos nuestros pasos en la noche. Más que un jinete al que aturde y embriaga la velocidad creciente de un animal adorado, nos entregamos temblando de confianza y alegría a los pensamientos tumultuosos a los que, cuanto más los poseemos y los dirigimos, sentimos pertenecer cada vez más irresistiblemente. Es con emoción afectuosa que recordaremos el campo oscuro y saludaremos las encinas llenas de noche, como el campo solemne, como los testigos épicos del impulso que nos arrastra y que nos embriaga. Elevando los ojos al cielo, no podemos reconocer sin exaltación, en el intervalo de las nubes aún conmovidas por la despedida del sol, el reflejo misterioso de nuestros pensamientos: nos hundimos cada vez más rápido en el campo, y el perro que nos sigue, el caballo que nos lleva o el amigo que se ha callado, más aún, cuando a veces no hay ningún ser viviente a nuestro lado, la flor de nuestra solapa o el bastón que revolotea alegremente en nuestras manos febriles, reciben en miradas y en lágrimas el tributo melancólico de nuestro delirio. "

Marcel Proust (Francia,1871-1922) Los placeres y los días (fragmento)


Por eso, en todas las formas de enfermedad psíquica habría de tenerse en cuenta la conducta del Super-yo. Ha de haber también afecciones que deriven de un conflicto entre el Yo y el Super-yo, la melancolía, por ejemplo.

Karina Pueyo. Psicoanalista


"Saligia" era la sigla que correspondía a las iniciales de superbia, avaritia, luxuria, invidia, gula, ira, acedia, vocablos latinos para soberbia, avaricia, lujuria, envidia, gula, ira y pereza, los siete pecados capitales (o primarios) codificados por la Iglesia Católica en la Edad Media. Fue ése un período en que a Roma le preocupaban las herejías (desviaciones del dogma), el nicolaísmo y la simonía, esto es, el apego a los "placeres de la carne" y la compra de cargos eclesiásticos. Si el pecado por sí mismo es una trasgresión de la ley divina, los siete fueron definidos como "mortales": apartaban a quienes los cometían de la "gracia divina" por la gravedad que implicaban y, sobre todo -lo que los diferenciaba del pecado "venial"- por haber sido perpetrados "con pleno conocimiento y voluntad".

Guillermo González


"Los místicos toman otro sendero, el de la aridez del no-saber; la prueba está en la sensación que nos narran los místicos sobre ese estado de aridez interior no explicable, aquello que los místicos de la Edad Media llamaron acedía, una especie de asco interior que podemos llamar «spleen religieux»: no un asco de Dios sino un hastío en Dios. Ese sentimiento de hastío abismal que fuera contemplado como uno de los siete pecados capitales, es la vía que los místicos escogieron como una forma de acceso a Dios"


"... es un hombre de voz meliflua, bien que su color de tierra, sus facciones talladas a cuchillo, su torso rústico y cierta melancolía espesa que mana de su ser como la goma de un árbol, lo denuncian hijo auténtico de Saturno.".

Adan Buenos Aires. Leopoldo Marechal


"Los melancólicos devienen a menudo epilépticos y los epilépticos melancólicos: de estos dos estados lo que determina la preferencia y la dirección que toma la enfermedad es: si ella se dirige sobre el cuerpo, la epilepsia; si ella se dirige sobre la inteligancia, la melancolía".

EPIDEMIAS VI, 8, 31. ESCUELA DE KOS


La melancolía es el placer de estar triste. Victor Hugo (1802-1885)


Cuando te sientes agobiado por la melancolia, lo mejor es salir y hacer algo amable por alguien.

Keble


Los santos de la Melancolía: san Pascual Bailón y santa Petronila


Non est magnum ingenium sine melancholia: No hay gran ingenio sin melancolía.


59. de homine microcosmo.
hisdem qualitatibus est humanum corpus temperatum 
unde et microcosmus id est minor mundus appellatur.
sanguis namque qui vere crescit est humidus et calidus. 
et hic viget in infantibus.
colera rubea crescens in estate est calida et sicca. 
et hec habundat in iuvenibus.
melancolia id est colera nigra crescens autumno 
in provectioribus.
flegmata que hieme dominantur 
in senibus.


Aquí estoy ¡oh tierra mía!
en tus calles empedradas,
donde de niño, en bandadas,
donde otros niños, corría.
¡Puñal de melancolía
este que me va a a matar
pues si alcancé a regresar
me siento, desde que vine,
como en la sala de un cine
viendo la vida pasar!


Sin el eros religador del mundo en el habla, la melancolía predomina en los mercados de la muerte.


La melancolía es esa penuria, esa espera en la des-dicha.


"De incertidunbres la cabeza llena, pregunte ¿Quien con voz tan dolorosa parece asi vencido por la pena? 
Es la suerte ignominosa de las miseras almas que vivieron sin infamia ni aplauso,vida ociosa"

La divina Comedia ,El infierno Canto III, Dante Alighieri


By this art you may contemplate the variation of the 23 letters...
The Anatomy of Melancholy, part. 2, sect. II, mem. IV (P.465). Robert Burton

Jorge L. Borges LA BIBLIOTECA DE BABEL


Gaugin en Tahití 
Del principio al fin de un recorrido que comienza en 1880 y acaba en 1903, se puede ver en Gaugin la misma herida abierta por la melancolía, la misma tristeza disimulada, el mismo plomo en el alma.


La melancolía es también una forma de lucha.

 LOVAT


"- (Ay! - respondió Sancho llorando -. No se muera vuesa merced, señor mío, sino tome mi consejo, y viva muchos años; porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía. . . levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, . . .quizá tras de alguna mata hallaremos a la señora doña Dulcinea desencantada. . .Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa, diciendo que por haber yo cinchado mal a Rocinante le derribaron . . ."

"Miró también Don Quijote a Sancho, y vióle que tenía los carrillos hinchados, y la boca llena de risa, con evidentes señales de querer reventar con ella, y no pudo su melancolía tanto con él, que a la vista de Sancho pudiese dejar de reirse, y como vió Sancho que su amo había comenzado, soltó la presa de manera que tuvo necesidad de apretarse las hijadas con los puños por no reventar riendo"

Miguel de Cerventes Saavedra "Don Quijote de la Mancha"


La melancolía presenta dos características: patológica y mística. […].La melancolía quijotesca y por tanto cervantina, es verdaderamente mística. Su síntoma místico se prueba por su inmensa capacidad creadora; al contrario, la patológica anula la creatividad en todos sus términos. La melancolía mística halla su nutrición en dos extremos: la inutilidad en gran medida a que se ve reducida toda empresa, por divina que sea, y esa sed del alma por alcanzar la consumación final en orden a su unión divina. La melancolía que Cervantes atribuye a Don Quijote comprende a los estados mencionados.

F. Rielo